martes, mayo 28, 2013

Una mujer amaestrada de Claudio Grillo



“El agua, el fuego y las mujeres nunca dicen basta”
(proverbio polaco y suizo)


“La trata es una fábrica de mujeres vejadas, una fábrica de esclavas, se producen en masa, sin importar nada más que su cuerpo, como estuche vacío. Los proxenetas se ocupan de destruir psicológicamente a las mujeres, que pierdan su amor propio, que ellas mismas se crean que no son capaces de hacer nada mejor que eso. ¿Qué es lo que pasa para que esto siga así, Margarita? Me contesto sola: pasa la plata" 
(artículo sobre la trata en periódico Vas)


Claudio Grillo trabaja su textualidad dramática con dos componentes: el humor y la fragmentación. Ambas son funcionales a una narración que se construye en la intersección de la literatura, el relato histórico /periodístico, las revistas semanales, literatura para mujeres de principios de siglo, y una recreación de época que no obedece a lo arqueológico sino al tratamiento del tema y su continuidad en el presente: la trata. La organización Zwi Migdal, Raquel Liberman1, la mujer que se atrevió a desafiarla, y una continuidad que no se corta a pesar de los desafíos porque está alimentada por el dinero y la falsa moral, son el punto de inflexión de una tensión que transgredida por el humor y un corte en la unidad lógico temporal, que sin embargo no nos deja perder el hilo de la trama. Un espacio que se expande en otros, construidos sobre todo por el discurso, un vestuario que nos ubica en una Buenos Aires signada por el delito organizado, pero también por el crecimiento y la innovación, que aspira a la movilidad social y al sueño del inmigrante de la casa propia. La fe, depositada en una virgencita que sin embargo no alcanza para cumplir los deseos de todos. Personajes reales o literarios que se van sucediendo desde el diálogo, la declamación, y reclaman su lugar en ese imaginario donde comparten sin proponérselo un destino en común. Desde la marginalidad, la mujer amaestrada, el personaje que lleva adelante un número que le permite sobrevivir, pero que ya ha atravesado el infierno del prostíbulo, y que sin pudor va a entregarse al comercio de la pornografía, y la gallega que intenta cumplir su sueño de progreso y entrega su cuerpo pero no su alma para llevar adelante la empresa, entre ellas los personajes masculinos y Raquel que narra parte de la historia pero que funciona como una madama más. La música y la luz marcan situaciones y atmósferas, la cortina que como una puerta corrediza permite la entrada y salida de los personajes, y el trabajo con el cuerpo, su desnudez desde el torso desnudo del hombre que cuida y vive a la joven, hasta los cuerpos femeninos que se exhiben sin pudor, tienen un registro temporal intenso y un ritmo que da la sensación de un movimiento centrípeto. La palabra tiene distintos niveles, y el lenguaje cumple sus diferentes funciones: desde la expresividad en la información de la vida y los sueños de cada uno, hasta la referencia en la lectura al cuento de Jorge Luis Borges, “Emma Zunz”; como en las cajas chinas o en las muñecas rusas, una trama se pierde en la otra, y le da espesor y complejidad a la textualidad escénica. Las poesías que Salomón, el hijo de Liberman, recita y guarda celosamente anotados en una pequeña libreta, son también producto de una intertextualidad que Grillo teje productivamente para construcción del personaje y para dar cuenta del juego teatralista de la puesta. Las muy buenas actuaciones logran que las criaturas conformadas desde las contradicciones de sus roles, muestren claro sobre oscuro un territorio perverso donde se funde el deseo y la perversión. Una puesta que busca por caminos transgredidos traer al presente una historia que excede las crónicas policiales, para involucrarse en los recovecos más peculiares de los sujetos de la narración.








Una mujer amaestrada de Claudio Grillo2. Elenco: Miguel Trotta, Virginia Arencibia, Natalia Braña, Enrique Cabaud, Claudio Grillo (en reemplazo de Facundo Lara, Alicia Toker. Diseño de vestuario: Stella Maris Müller. Diseño de luces: Mariano Retorta. Asistente de dirección: Lourdes Cerdán. Dirección y puesta en escena: Claudio Grillo. Sala: Teatro del Artefacto.











“Decí Trata” en el periódico VAS abril/2013, número 52, páginas 4/5. Agustina Paz Frontera.









1 La historia de la jovencita polaca que llega engañada a Buenos Aires bajo promesas sentimentales y un matrimonio de conveniencia arreglado por su familia, tiene varias lecturas desde lo literario: el libro de Elsa Drucaroff, El infierno prometido. Una prostituta de la Zwi Migdal (2006) elabora con los documentos reales y una construcción ficcional, la posible existencia de Raquel. Hasta la edición de La Polaca, una novela de la escritora Myrta Schalom editada por Norma en 2003, muy poco se sabía de Raquel, una mujer valiente —no "una mujer de vida airada", como decían los diarios de entonces— que en 1929 denunció ante la Justicia a la Zwi Migdal, la red de polacos judíos tratantes de blancas. Esa denuncia terminaría desarticulando a partir de 1936 la prostitución legal en la Argentina, donde operaban redes francesas, polacas, italianas y españolas. Por otra parte, desde la textura dramática Patricia Suárez, en su trilogía Las Polacas, expande la temática en las tres piezas que la componen: Historia Tártaras, Casamentera, La Varsovia. La historia verdadera de Raque Liberman era que  había llegado realmente a la Argentina en 1922 con dos bebés, era costurera, sabía leer y escribir. Aquí se encontró con que su primer marido, un sastre, había muerto y ella estaba en la miseria.



2 Actor, director, dramaturgo y docente. Comenzó sus actividades siendo docente de literatura para luego dedicarse enteramente a la actividad teatral. Estudió dirección de actores y puesta en escena en el CELCIT con Juan Carlos Gené. Desde 1983 se desempeña como actor y en 1995 funda el grupo Van Dar Maäl para el que escribe sus primeras obras y en donde comienza a dirigir. Algunas de estas obras son: Boca de Tubista (1999), La masacre de Cañuelas (2000), ¡Constrúyete un arca! (2001), La vez que el gran Carlo Ferrari casi abusa sexualmente de la hija de la señora de Tomassi (2003), Indecentes bastardas (2004-2005). Entre éstas se destacó Manden Fruta que ha recibido el segundo premio a la creación propia en el Festival de Teatro Independiente de la zona sur (Teatrón 2003). Entre otras salas de Capital y Gran Buenos Aires, la obra se presentó en 2005-2006 en el Espacio Ecléctico (San Telmo) y fue convocada al noveno ciclo de teatro independiente de Rafaela, Santa Fé (2006). El trabajo más reciente de Van Dar Maäl es Tranguay que fue estrenada en el 2009 en el Teatro Del Artefacto donde continuó la temporada en 2010. Un año después dirigió la obra In Extremis en el mismo teatro.. También, en el teatro del Artefacto y organizado por la Escuela de Teatro de Buenos Aires - dirigida por el maestro Raúl Serrano - participó en el Ciclo “### años con Antón Chéjov” en homenaje al dramaturgo ruso, desarrollado en octubre de 2010; para este ciclo realizó la adaptación y puesta en escena del cuento Un carácter enigmático. (Alternativa Teatral)




1 comentario:

  1. Fe de errata. Claudio Grillo fue en reemplazo de Enrique Cabaud.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails