sábado, junio 16, 2012

Las de Barranco de Gregorio de Laferrere


Gregorio de Laferrere escribe en 1908 para su actriz preferida, Orfilia Rico, un monólogo que luego deviene en una comedia de costumbres que mucho le debe al vaudeville. Alicia Zanca produce una puesta sobre ese texto primario que exalta los elementos de teatralidad que Laferrere desarrolló en su escritura, y le da al personaje de Doña María un plus que profundiza un punto de vista que no está ausente en la comedia original; ya que el autor dibuja con rasgos de fuerza y masculinidad a esa madre convertida en jefa de un hogar que se desbarranca, en dos sentidos, se va hacia el fondo de sí mismo, al barranco de su vida, y por otra parte, sale de los principios que el capitán Barranco había instituido para sí mismo y su familia. Que un personaje femenino que se las trae, sea llevado adelante por un actor, no es nuevo en la trayectoria del teatro nacional, pensemos en una pieza como La tía de Carlos, y su homónima película, cuyo rol fue llevado adelante por Pedro Quartucci, o más cercano en el tiempo la inefable “nona” de La Nona de Roberto Cossa., que llevaran adelante Ulises Dumont y Juan Carlos De Seta, entre otros.1 La directora entonces profundiza la comicidad del personaje y exalta en el resto los rasgos  y el ritmo propio que el vaudeville requiere, sin ahondar en  la problemática de Carmen  y la situación femenina en el Buenos Aires de principio de siglo. Por otra parte, desde el vestuario, la música (el tango, todavía considerado no conveniente para una casa de familia) y la aparición de un aparato de radio, introduce a la obra en una temporalidad otra, a través del recurso de la anacronía. La presencia de los actores en el escenario reproduce las situaciones de aquellas puestas de las que tenemos referencia por las críticas que se conservan de la época; aplausos a cada entrada de un actor, ruptura permanente de la cuarta pared, complicidad con el público, el chiste instantáneo, la improvisación y el morcilleo; y un régimen jerárquico a la hora del saludo final donde el personaje central, que era el capo cómico de la compañía, saludaba en último término para recibir el aplauso cerrado del público. El grupo de actores, en esta su segunda temporada con la puesta, llevan con fluidez la construcción de sus criaturas, las encarnan con gracia obteniendo la respuesta del espectador en una risa continuada ante las diferentes situaciones, y el silencio necesario cuando el momento lo requiere. La Doña María que encarna  Sebastián Koffman se mueve por el espacio escénico con la libertad de haber incorporado su papel, provocando primero la sorpresa pero luego conformando a esa madre autoritaria desde el humor sin caer en lo grotesco, sino haciendo verosímiles sus actitudes y sus dichos. Pepa (Antonella Placenti), Carmen (Soledad Lucchelli), y Manuela (Ximena Castellanos), tienen un registro similar, ya que la dirección busca exaltar los rasgos cómicos, y no se detiene en los conflictos filiales; los personajes de Linares (Santiago Rodríguez) y Morales (Sebastián Dartayete), y la galería de pretendientes de Carmen y Petrona (Agustina Panissa), Emiliano Arditi (Barroso), Gustavo Castellano (Rocamora) y Pablo García (Castro), utilizan la muletilla de gestos y palabras para componer también desde la teatralidad requerida, cada una de las situaciones. La apuesta a la exterioridad de los personajes es una fidelidad a la comedia de Laferrere, y también a un tipo de actuación que nace en el circo criollo, y que basa sus aciertos en la mirada imitativa sobre la sociedad y quienes la habitan, pero sobre todo en la reacción de un público que ordena mundo desde el desdén o la aprobación. Las de Barranco dirigida por Alicia Zanca, es una puesta con un aire de frescura que produce el entretenimiento que la comedia requiere, desacralizando el lugar de pieza clásica, que con el transcurso del tiempo conquistó. La comedia como género apuesta al juego y la propuesta de esta versión también.







Las de Barranco de Gregorio de Lafèrrere. Elenco: Sebastián Koffman, Soledad Lucchelli, Antonella Placenti, Ximena Castellanos, Emiliano Arditi, Agustina Panissa, Santiago Rodríguez, Sebastián Dartayete, Gustavo Castellano, Pablo García. Dirección General: Alicia Zanca. Producción: Cooperativa “Las de Barranco”. Coordinación General. Antonella Placenti. Asistencia de dirección: Sol Beato. Asistente de escena: Sofía de Rosas. Diseño de maquillaje: Sofía Saccone. Realización de vestuario: Caro Aldana – María Méndez, Guadalupe Jiménez, Silvia Castillo. Escenografía: Javier Otero. Fotografía: Nicolás Uccelo. Musicalización: Sol Beato. Diseño gráfico: Emiliano Arditi. Diseño Web: Emiliano Arditi y Tamara Méndez.





















1 El personaje de la nona fue llevado adelante por Pepe Soriano,  para la película dirigida por Héctor Olivera y producida por Aries, de 1978 y para el musical que produjo Eduardo Rovner por Hugo Arana  en el 2009.











No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails